Consecuencias que puede generar un accidente de trabajo en Murcia

7 Mar

Accidente trabajo Murcia

María Martínez Accidente trabajo MurciaEn una materia tan reglamentada como las relaciones laborales, el hecho de que acontezca un accidente de trabajo en Murcia puede dar lugar a un gran número de indemnizaciones y prestaciones. Todo dependerá de las causas del accidente y de sus consecuencias.

 

La normativa laboral

Existen varios factores que han llevado al legislador a regular con mucha precisión todas las vicisitudes derivadas de las relaciones de trabajo. Podría destacar dos:

  • De un lado, la tecnificación y desarrollo de la maquinaria industrial conlleva que los trabajadores utilicen máquinas y manipulen sustancias susceptibles de causar graves perjuicios si no se utilizan de la manera y en las condiciones adecuadas.
  • Del otro, en todos los ámbitos, y el laboral no podía ser menos, se han incrementado las medidas de protección social en favor de quienes sufren un daño.

Habrá que distinguir, por lo tanto, entre las indemnizaciones que deberá satisfacer el empresario y las prestaciones públicas a cargo de la Seguridad Social.

Indemnización por accidente trabajo Murcia

Dependiendo de las secuelas del accidente, podría darse el caso de que el trabajador no tuviera derecho a una, sino a dos indemnizaciones.

Accidente trabajo Murcia

Por el mero hecho de sufrir un accidente laboral con un evidente perjuicio para el empleado, el empresario, a través de la compañía con la que tenga contratado este tipo de cobertura (Mutua), deberá indemnizarle con la cantidad señalada por la ley. Existe un baremo que asocia, a cada tipo de secuela, el importe con el que resarcir al trabajador.

Además, si en la producción del accidente de trabajo ha intervenido culpa o negligencia por parte del empresario, las lesiones que padezca el trabajador ya no se valorarán conforme al baremo mencionado, sino que se seguirán directamente las disposiciones del Código Civil, lo que significa que la cuantía indemnizatoria se extenderá hasta donde sea necesario para cubrir los daños sufridos por el accidentado.

¿En qué casos puede decirse que ha habido culpa de la empresa?:

  • Si no se han utilizado materiales con una calidad suficiente y equivalente a la exigida para el trabajo.
  • Si no se adoptan las medidas idóneas de seguridad para el desempeño de la labor.
  • Si se ha incumplido la obligación de suministrar a los empleados los utensilios, ropas u otros objetos imprescindibles para desarrollar su cometido sin peligro.

Si se da alguna de estas circunstancias la indemnización al trabajador podría ser muy elevada, siempre que las secuelas o lesiones revistan carácter de gravedad y sean permanentes.

La intervención, tras el accidente de trabajo, de la Seguridad Social

Las cotizaciones sociales que el empresario paga mensualmente por todos sus empleados se traducen, entre otras cosas, en prestaciones temporales que aquellos cobrarán cuando sufran un accidente de trabajo. En los casos más extremos habría que hablar de incapacidades (de diversos grados), que se transformarían en pensiones.

La prestación por incapacidad temporal es la que cobrará el trabajador mientras esté en situación de baja por el accidente de trabajo. Percibirá el 60% de la base reguladora de su sueldo, porcentaje que después se elevará hasta el 75%. Esta ayuda se cobra durante un año y es prorrogable por seis meses más.

Gracias a este tipo de coberturas legales, las personas que se han visto involucradas en incidentes desafortunados cuentan con un pequeño colchón económico, con el que pueden afrontar mejor su recuperación y el posterior regreso a su actividad.

¿Quiere saber a qué tiene derecho en su caso?

Los abogados laboralistas son expertos en esta materia. Concierte una reunión con uno y podrá plantearle todas las cuestiones que le preocupen. Yo, por ejemplo, he asesorado a bastantes clientes que, sin haber sufrido lesiones extremadamente graves, sí habían visto afectado su cuerpo en uno u otro sentido.

Accidente trabajo Murcia-Abogados laboristas

Creo que sería muy útil hablarle de un caso particular, el de Ángel L. G., por ejemplo, para que vea cómo se traducen en la vida real todas las disposiciones y derechos de los que le he hablado.

Mi defendido trabajaba en una empresa de juguetería. Un día, mientras manipulaba una plancha, utilizada para darle forma a los juguetes que fabricaban, recibió un fuerte impacto en el torso. Sus compañeros le llevaron directamente al hospital, donde al cabo de dos días tuvieron que extirparle el bazo.

Cuando pasaron tres semanas, mientras estaba en situación de baja, vino a comentarme su caso. Él creía que la maquinaria de la empresa no había pasado la inspección correspondiente, hecho que confirmé después de nuestra reunión.

Mis intentos de llegar a un acuerdo con el despacho de abogados del dueño de la empresa, Lucio M. L., fueron infructuosos. Ni siquiera nos pusimos de acuerdo en el acto de conciliación (obligatorio por ley antes de ir a juicio).

Teniendo en cuenta lo sucedido, en la demanda solicité para Ángel L. G. la indemnización prevista en el baremo de accidentes laborales (2.400 € si se trata del bazo), además de 36.000 € en concepto de resarcimiento de daños y perjuicios, pues el accidente tuvo lugar porque la maquinaria no se encontraba en perfecto estado. Todo hubiera sido diferente si hubiera pasado la inspección. El Juez dictó sentencia a favor de mi cliente, condenando a su jefe a pagarle 35.000 €.

Pero no fue lo único que recibió Ángel L. G. por el accidente de trabajo en Murcia. La Seguridad Social le pagó la prestación por incapacidad temporal durante los 4 meses que estuvo de baja laboral. Además, la prestación se vio incrementada en un 35 %, a pagar por la empresa. Esto último fue establecido por el Juez en la sentencia a modo de sanción a Lucio M. L.

El papel del abogado

No todos los casos son resueltos siempre aceptando todas las peticiones de la demanda. Por eso es importante que esta esté bien fundamentada y que el cliente detalle minuciosamente cómo se produjo el accidente y cuáles son las directrices de seguridad por parte de sus superiores.

Lo mejor es que el asunto se resuelva antes del juicio, con un acuerdo amistoso. Como no siempre es posible, no se preocupe, acudir a los tribunales suele recompensar el trabajo bien hecho.

Maria Martinez

María Martínez obtuvo licenciatura en Derecho. Una vez diplomada decidió cursar especialización en Derecho Penal, Derecho Civil y Derecho Sanitario. Su formación como legalista multidisciplinar y su más que sobrada preparación y experiencia la capacitan para resolver todo tipo de delitos contra las personas, patrimonios y bienes; reclamaciones y pleitos por desahucios, inhabilitaciones y querellas; acuerdos con entidades aseguradoras; daños y perjuicios por accidentes y negligencias sanitarias, responsabilidad médico/sanitaria, etc.
Maria Martinez

(Admito clientes además de poblaciones como: Totana, Águilas, Mazarrón, Molina del Segura, etc)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.