Mesotelioma maligno. Cómo resarcirse ante los tribunales de una enfermedad profesional terminal.

17 Mar

Mesotelioma maligno

Sandra Serna-Mesotelioma malignoEl mesotelioma maligno o mesotelioma pleural es una enfermedad que consiste en la aparición de células cancerígenas en la pleura, esto es, en la capa de tejido blando que recubre todos los órganos del cuerpo humano. Suele ser muy común su aparición en la pleura pulmonar, aunque puede aparecen en cualquier órgano, una vez que se entra en contacto con determinadas sustancias. Así, por ejemplo, también se puede hablar de mesotelioma pleural difuso, que se inicia en los pulmones y luego se extiende a otros órganos.

Este último caso suele estar asociado a la exposición al asbesto o amianto, sustancia cuya utilización era muy común en la industria de la construcción, entre otras. Al tratarse de una enfermedad profesional, son muy abundantes las reclamaciones de indemnizaciones ante la jurisdicción social.

El amianto fue un problema en España, pero en la actualidad prohibido y prácticamente erradicado de las construcciones y del ámbito profesional sigue siendo un grave problema de salud laboral. No en vano se estuvo comercializando e incorporando en la construcción durante todo el siglo XX. Todas aquellas personas que trabajaron expuestas a este material durante años sin las debidas protecciones tienen un porcentaje muy alto de sufrir estos graves e incluso irreversibles problemas de salud. Se hace fundamental que aquellas personas que estuvieron profesionalmente en contacto con este material, se pongan en manos de abogados laboralistas en valencia para defender sus derechos y obtener las indemnizaciones que les corresponden.

En esta reseña expondré un supuesto real que se dio dentro de mi despacho de abogados laborales en Murcia.

¿En qué circunstancias se da el mesotelioma pleural maligno?

El contacto sin protección con fibras o partículas de amianto resulta altamente peligroso por la facilidad con que este mineral se introduce en el cuerpo a través de las vías respiratorias y las mucosas. Se caracteriza porque se fracciona en partículas o fibras casi microscópicas, constituyendo no sólo un riesgo para los trabajadores en contacto directo con él, sino también para sus familias y las poblaciones cercanas a estas explotaciones industriales y mineras.

Además del mesotelioma, el amianto es susceptible de provocar otras enfermedades, como la fibrosis asbéstica, una especie de calcificación de los pulmones que puede llevar a una incapacidad permanente absoluta, o el cáncer de pulmón. En estos casos el hábito de fumar puede contribuir a aumentar el riesgo de cáncer o ser el factor principal.

Debido a su peligrosidad, y a que es una sustancia que puede permanecer largo tiempo sin degradarse en la ropa u otras superficies a pesar de ser lavadas, la regulación de las medidas de seguridad que han de observarse en su uso es especialmente exigente desde hace muchos años. El cumplimiento de las mismas resulta especialmente importante a la hora de llevar estos casos a los tribunales, ya que su inobservancia conllevará responsabilidades para el empleador.

Mesotelioma maligno

Regulación en España sobre las medidas de seguridad relacionadas con el amianto.

En España existe regulación sobre el uso del amianto, y el nivel de exposición a éste por los trabajadores, desde los años 40. A pesar de esto, su utilización fue masiva en las décadas de los años 60 y 70, época de despegue industrial y de masiva construcción de viviendas. Actualmente las personas viven entre toneladas de amianto, aunque de forma controlada, sobre todo por el hecho de que ha sido un material muy utilizado para el aislamiento de edificios.

En primer lugar, el Real Decreto 363/1995 define al asbesto o amianto como una sustancia cancerígena, reconociéndose que la exposición prolongada o inhalación resulta tóxica y puede tener efectos muy graves para la salud. Por medio de una Orden Ministerial de 7 de diciembre de 2001, fue prohibido definitivamente la comercialización del amianto blanco, único que se seguía utilizando en España en dicha fecha para la construcción. De todas maneras, aún pueden estar en contacto los obreros con la sustancias si han de realizar algún tipo de obra de restauración.

Otra cuestión a tener en cuenta es que el envenenamiento por esta sustancia es una enfermedad de incubación prolongada en el tiempo. Hasta la aparición de un mesotelioma maligno avanzado puede transcurrir un largo período de tiempo, por lo que habrá que analizar el comportamiento relativo a las medidas de seguridad adoptadas por el empresario en diferentes espacios temporales.

Respecto a esta normativa básica, la más actual se halla en el Real Decreto 396/2006, de 31 de marzo, que es a su vez reflejo de la normativa de la Comunidad Europea en la Directiva 2003/18/CE, de 27 de marzo de 2003, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al amianto. Además de lo anterior, también habrá de ser considerado el recurso al Código Penal en los casos más graves, cuando la negligencia haya sido de tal calibre que se haya puesto en peligro directo y grave la vida de los trabajadores.

Mesotelioma maligno: el caso de Andrés M. O.

Como ejemplo de lo anterior expondré el caso de Andrés M. O., un trabajador de la construcción, con mujer y un hijo mayor de 25 años, que fue diagnosticado de mesotelioma maligno en enero de 2014. Desarrolló un cáncer terminal que acabó con su vida en seis meses. Teniendo en cuenta esto, a sus descendientes naturales les correspondería reclamar una indemnización, por no haber observado la empresa contratante las medidas de seguridad adecuadas.

Sin perjuicio de lo anterior, y de acuerdo con lo que estable el artículo 123.3 de la Ley General de la Seguridad Social, a la pensión de viudedad se le podrá añadir un recargo de entre el 30 y el 50% a cargo del empresario infractor, todo ello sin perjuicio de las indemnizaciones por los daños y perjuicios que se reclamen ante la jurisdicción social o civil. En resumen, habría tres conceptos de compensación para su familia: la pensión de viudedad, que se reconoció inicialmente en 875,34€ por la Tesorería General de la Seguridad Social.

Mesotelioma maligno el caso de Andrés M. O.

Después se inició un procedimiento para declarar la responsabilidad de la constructora, por no haber tomado medidas de seguridad adecuadas para la protección de sus trabajadores. Para ello resultó prueba fundamental la inspección de trabajo que denunció que no se habían suministrado a los operarios ni máscaras ni material de aislamiento adecuados. Además de lo anterior, los informes médicos sirvieron para determinar la relación de causalidad entre el fallecimiento, la enfermedad que lo causó y la exposición al amianto.

Así las cosas, fue añadido un recargo por responsabilidad del empresario a la pensión de viudedad, que se alzó hasta los 1.225,47€. Respecto de la responsabilidad civil, se tomaron como base las tablas por fallecimiento de la ley de seguros de vehículos a motor, actualizada a 2014, resultando una compensación de 110.920,34€ a la cónyuge viuda y a su hijo.

Sandra Serna

Sandra Serna, se licenció con mención especial en Derecho, decidiéndose por la especialización en Derecho de Familia, Derecho Sucesorio y Derecho Procesal. Con una intuición innata para la abogacía se muestra una legalista eficaz y solvente, de perfil analítico y crítico, en temas de diversa naturaleza gracias a su sólida formación tales como: herencias, patrimonios intestados,derechos sucesorios, otorgamiento de bienes, indemnizaciones por maltrato, abuso o explotación, etc.
Sandra Serna

(Dando servicio a ciudades como: Alcantarilla, Lorca, Torre Pacheco, Jumilla, Molina del Segura, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.