Pensión de viudedad en caso de divorcio. ¿Cuándo se es beneficiario?

25 Mar

Pensión de viudedad en caso de divorcio

Pensión de viudedad en caso de divorcio-Sandra SernaCuando un matrimonio se rompe los que hasta entonces eran cónyuges inician una nueva vida que en muchos casos conlleva que tengan una nueva relación de pareja. Es por esto por lo que el solicitar o no una pensión de viudedad en caso de divorcio plantea serias dudas por parte de mis clientes.

Como abogado de divorcio he tenido que atender un sinfín de casos con estas características, en los cuales el cliente no tiene muy claro si tiene o no derecho a solicitar una pensión de viudedad en caso de divorcio y nuevo matrimonio. 

Posibles beneficiarios de una pensión de viudedad en España

Los beneficiarios de una pensión de estas características pueden ser:

  • El cónyuge.
  • La pareja de hecho.
  • El cónyuge cuyo matrimonio se haya declarado nulo.
  • El cónyuge separado o divorciado. 

 

Condiciones que debe reunir el beneficiario a una pensión de viudedad en el caso de separación o divorcio

  • Que se haya disfrutado de una pensión compensatoria.
  • Cuando el cónyuge separado o divorciado no haya vuelto a casarse con otra persona ni tenga pareja de hecho.
  • Una vez que el cónyuge beneficiario pase a cobrar la pensión de viudedad dejará de percibir la pensión compensatoria, puesto que ambas pensiones son incompatibles.
  • En el caso de que el cónyuge separado o divorciado hubiese alegado violencia de género, éste percibiría la pensión de viudedad en las mismas condiciones que en el caso anterior, es decir, siempre y cuando no se hubiera casado o no tuviese pareja de hecho. Pero en este punto en concreto, no se va a exigir que hubiese pensión compensatoria.
  • Para los cónyuges separados o divorciados con posterioridad a 2008 tampoco se va a exigir el que se hubiese reconocido una pensión a favor del cónyuge, cuando se dan las siguientes circunstancias:
  • El matrimonio haya durado un mínimo de diez años y el divorcio o separación no alcance los diez años.
  • Y que se cumplan alguna de estas condiciones: que existan hijos comunes o que el cónyuge beneficiario tenga más de 50 años cuando se produzca la muerte del cónyuge en cuestión.

Pensión de viudedad en caso de divorcio

¿Qué ocurre con la pensión de viudedad en caso de divorcio en 2013?

A partir de 2013 las condiciones para que el cónyuge separado o divorciado legalmente pueda acceder a la pensión de viudedad disminuyen, ya que:

  • Sólo se requiere que el matrimonio haya durado más de 15 años.
  • Que el cónyuge beneficiario tenga 65 años en el momento del fallecimiento del causante.
  • Que el beneficiario no reciba otra prestación económica de naturaleza pública.

En el caso de que el matrimonio hubiese sido declarado nulo, el cónyuge separado o divorciado legalmente también podrá acceder a la pensión de viudedad, siempre y cuando no se hubiese vuelto a casar ni tuviese pareja de hecho.

¿Qué ocurre con las parejas de hecho?

Gozan del derecho a la pensión de viudedad siempre que lleven registradas como tal dos años mínimo antes de la muerte del causante y que hayan vivido juntos más de 5 años, y siempre que la muerte se produjese después del 1 de enero de 2008.

Además, se condiciona el acceso a la pensión de viudedad por las parejas de hecho si cumplen determinados requisitos económicos:

  • Los ingresos del beneficiario deben ser una vez y media inferiores al salario mínimo interprofesional establecido en el momento de la muerte del causante.
  • Este requisito debe de existir también durante el ingreso de la pensión de viudedad, en caso contrario, se perdería el derecho a obtener la misma.

¿Y que ocurre en el año 2014?

En el año 2014 nos encontramos con una sentencia del Tribunal Supremo que viene a flexibilizar los requisitos para que el cónyuge separado o divorciado legalmente pueda acceder a la pensión de viudedad.

Es decir, el Tribunal Supremo viene a considerar la finalidad a la que se destina el pago que el causante haya hecho a su cónyuge, de tal manera que no vayan dirigidos a alimentos de los hijos, sino para el cónyuge en cuestión. Y, además, no es necesario que el excónyuge haya reclamado, en su caso, contra el impago de la pensión compensatoria en el supuesto que se haya dejado de pagar.

Un ejemplo de pensión de viudedad en caso de divorcio

En enero de 2014 acudió a mi despacho Dña. María R.R. divorciada de su marido D. Ramón L.G., el cual había fallecido de un infarto hacía un mes, buscando consejo legal sobre si tenía derecho a pensión de viudedad en caso de divorcio.

Durante la consulta con Dña. María, ésta me informó de los siguientes aspectos de su ya extinto matrimonio: que el mismo había durado 10 años; que tenían dos niños en común a los cuales su exmarido pasaba en concepto de pensión alimenticia 200€, como así se había establecido en el correspondiente convenio regulador; que no había reconocimiento de pensión compensatoria para mi cliente; que mantenía una relación sentimental desde hacía poco tiempo; y, por último, que había sido víctima de malos tratos prácticamente desde el inicio del matrimonio.

En este último aspecto, el de la violencia de género, Dña. María R.R me comentó que sólo se había atrevido a denunciar a su marido entonces al final del matrimonio. De hecho, el divorcio se había producido por este motivo. Los malos tratos se habían acreditado en sentencia judicial.

Pues bien, Dña. María quería saber si tenía derecho a dicha pensión de viudedad aunque no hubiese percibido pensión compensatoria alguna, pues al estar divorciada no estaba segura. Le informé de que sí tenía derecho, y que no era necesario haber sido receptora de pensión compensatoria para poder percibir la pensión de viudedad.

Un ejemplo de pensión de viudedad en caso de divorcio

Además, su condición de víctima de violencia de género la acreditaba todavía más a dicha percepción. La cuantía que le correspondía en calidad de beneficiaria a la pensión de viudedad era de 450€.

En definitiva, las leyes cambian constantemente, y a lo que antes se tenía derecho ahora no, y al contrario. De ahí que, en el caso que nos ocupa, sea necesario acudir a un abogado especializado en Derecho de Familia para resolver cuántas dudas puedan surgir y obtener así un adecuado y beneficioso asesoramiento legal.

Sandra Serna

Sandra Serna

Sandra Serna, se licenció con mención especial en Derecho, decidiéndose por la especialización en Derecho de Familia, Derecho Sucesorio y Derecho Procesal. Con una intuición innata para la abogacía se muestra una legalista eficaz y solvente, de perfil analítico y crítico, en temas de diversa naturaleza gracias a su sólida formación tales como: herencias, patrimonios intestados,derechos sucesorios, otorgamiento de bienes, indemnizaciones por maltrato, abuso o explotación, etc.
Sandra Serna

(Con casos de toda la provincia: Caravaca de la Cruz, Cieza, Totana, Yecla, Cartagena, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *