Qué hacer en caso de herencia sobrinos Murcia

6 Nov

Las cuestiones hereditarias son un tema a veces muy complicado porque se deben resolver en momentos dolorosos y porque a veces acaban provocando serios enfrentamientos entre familiares o herederos que en más de una ocasión deben resolverse en tribunales. Si no hay herederos directos la cosa aún puede complicarse, un ejemplo podría ser el de la herencia sobrinos Murcia.

Cuando pensamos en herencia todos tenemos en mente el conjunto de bienes muebles, inmuebles y cantidades de dinero de un fallecido, pero hay que tener en cuenta algo muy importante se obtienen los bienes, pero también las deudas.

¿Quién designa a los herederos? Depende de si hay testamento o no. Si hay testamento es el fallecido quien habrá designado a sus herederos, estableciendo cómo desea que se repartan entre ellos sus bienes. Ahora bien, siempre debe respetar la legítima, lo que se traduce en que la persona puede disponer de sus bienes pero a veces no exactamente como desea, la ley marca unos límites muy claros que hay que respetar.

Tipos de herederos

En relación a lo explicado, hay que diferenciar claramente dos tipos de herederos:

  • Herederos forzosos: son los que según establece la ley, nunca podrán verse privados de la herencia, es decir hijos, padres y cónyuge del fallecido. El porcentaje mínimo obligatorio que deben recibir, la legítima, se estable por ley y esta dependerá del número de llamados a heredar.
  • Herederos no forzosos: son los que reciben la herencia cuando no media testamento y no hay herederos forzosos. Son los demás parientes en un orden establecido por la ley según el grado de consanguineidad. Serían por este orden hermanos, sobrinos, tíos y primos.

Se puede hablar también de herederos testamentarios que son los que parecen beneficiados en un testamento.herencias sobrinos

Pasos para recibir una herencia

Cuando media un testamento el procedimiento es mucho más rápido y sencillo que si no lo hay. Lo primero que se debe hacer es conseguir el certificado de defunción del fallecido y pedir un documento de últimas voluntades para corroborar si hay testamento o no. Si no lo hay el siguiente paso será hacer la declaración de herederos.

A partir de ahí se hace el reparto de la herencia, según la voluntad expresada por escrito por el fallecido o según la ley si no hay testamento. Si hay acuerdo entre los herederos solo quedará liquidar impuestos y hacer la escritura de división y adjudicación. Si no hubiera acuerdo todo se resolverá en los juzgados.

¿Se puede renunciar a una herencia?

Tal vez no sea lo habitual, pero la respuesta es afirmativa. Sí se puede renunciar a una herencia y es que a veces llegan envenenadas, cargadas de unas deudas que tal vez hagan más recomendable renunciar a la sucesión.

En cualquier caso no es una decisión que se deba tomar a la ligera porque una vez se haya hecho no hay marcha atrás posible. Los mejor es pedir consejo a abogados de herencias. Ellos harán una valoración de los bienes y las deudas que se van a recibir y podrán aconsejar si es mejor renunciar.

Hay que tener presente que se puede renunciar a una herencia a beneficio de inventario, es decir, que las deudas contraídas por el fallecido se pagarán con los bienes disponibles.

Si finalmente se decide renunciar, hay que hacerlo mediante un procedimiento legal, manifestando claramente la voluntad en un escrito dirigido al juzgado competente. Es muy importante saber que la renuncia es sobre toda la herencia, no se puede rechazar solo una parte.

En resumen, todo lo relacionado con sucesiones es muy complicado, por ello conviene siempre contar con un buen asesoramiento legal que evite mayores complicaciones a las que ya de por sí trae consigo este tema.

Maria Martinez

Maria Martinez

María Martínez obtuvo licenciatura en Derecho. Una vez diplomada decidió cursar especialización en Derecho Penal, Derecho Civil y Derecho Sanitario. Su formación como legalista multidisciplinar y su más que sobrada preparación y experiencia la capacitan para resolver todo tipo de delitos contra las personas, patrimonios y bienes; reclamaciones y pleitos por desahucios, inhabilitaciones y querellas; acuerdos con entidades aseguradoras; daños y perjuicios por accidentes y negligencias sanitarias, responsabilidad médico/sanitaria, etc.
Maria Martinez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.